Borrón y cuenta nueva para Isco y James