Los Boixos Nois volvieron a ‘aparecer’ en los alrededores del Camp Nou