Bilbao y Sevilla se lo jugarán todo a la vuelta