¿Qué tiene que ver Bilbao con Marsella? ¿Y Valencia con Viena? Las enemistades más surrealistas que ha dado el fútbol europeo