En Bilbao están hechos de otra pasta: el Athletic se entrena bajo una intensa nevada