El Betis ganó y su afición volvió a sonreír gracias a la fórmula Merino