Betis – Valencia, duelo de vida o muerte