Béticos y sevillistas disfrutaron del gran ambiente del derbi andaluz