El Bernabéu desata su ira: pitada histórica, pañuelos y aplausos para el Schalke