El Bernabéu se convirtió en el Calderón gracias a la afición rojiblanca