Berizzo: "Las derrotas quedan como un revulsivo"