Benzema arrancó cuando más lo necesitó el Madrid