Benítez tiene siete días para convencer al club, a la plantilla y a los hinchas del Madrid