El paseo de Benítez y Florentino: de la melancolía al abrazo con Herrerín