Bartomeu acudió al Papa Francisco… ¿Para confesar sus pecados como presidente culé?