¿Disimulan Bartomeu y Laporta para no saludarse?: el pique se hace patente