Bartomeu afronta una Asamblea con récord presupuestario y discrepancias institucionales