El Barranco de la ballena: De 8 campos de fútbol a un descampado para hacer botellón