El Barcelona lo pasó muy mal en Sevilla