La conjura del Barça para la Copa: parejas, bilirrubina y el humor de Goyo Jiménez