Sólo el estilo del Barça puede conseguir la remontada