Un Barcelona bajo en defensa