El Barcelona consuma el asalto al liderato y vive en un estado de euforia colectiva