El Barcelona, con el agua al cuello en Liga