El Barça, con la mano levantada