El Barça sí hace teatro pero del bueno: cada partido es un espectáculo