En el Barça siguen creyendo en la Liga y el calendario les da la razón