El Barça juega su quinta final seguida y el Sevilla la novena de su historia