El Barça tiene la oportunidad en el Clásico de cerrar la Liga y dedicarle el triunfo a Cruyff