El Barça quiere evitar lo ocurrido hace un año en San Mamés y ganar su primer título