El Barça se carga de moral goleando al campeón de la Premier (4-2)