El Barça pierde su sonrisa: miradas perdidas y silencio camino de Ámsterdam