El Barça, favorito en la final de la polémica