El Barça vuelve a depender de sí mismo una semana después de caer con el Málaga