Así fue la rúa del Barça: pizza, cerveza, bailes e Iniesta dándolo todo en el autobús