El Barça cambia de cara en Riazor y se desbloquea para el tramo final de Liga