Al Barça se le atraganta la búsqueda de un delantero: no es fácil ser suplente de la MSN