El Barça apagó su juego en Bilbao