El Barça es una tormenta pero… en Asturias están acostumbrados a la lluvia