El Barça lo deja claro: quieren jugar la final de la Copa del Rey en el Bernabéu