El tridente del Barça tiene un punto negro: su puntería desde el punto de penalti