De los polvorones de Alba a la crema catalana de Rakitic... el buen rollo del Barça