El Barça y Messi sufren ‘la maldición de la madera’: salen a palo por partido en Liga