Las claves de la derrota del Barça: la MSN, desaparecida y Luis Enrique, poco acertado