El Barça de Luis Enrique llega a tope y entonado al Vicente Calderón