Barça y Espanyol, a por la Supercopa de Catalunya en un derbi descafeinado por las ausencias