El Barça sufrirá en Elche la magia de Jonathas, la sensación del curso ilicitano