El aeropuerto de Barajas estalló para recibir a los héroes rojiblancos