Balotelli, la bestia del Milán más temida