De la sonrisa de Messi a la seriedad de Cristiano, ¿saben ya quién ha ganado?